Cuatro Estaciones

Nuestro amor como las cuatro estaciones ha pasado por la primavera dónde todo es nuevo y florece, el aroma es fresco y divertido. Por el verano dónde hizo calor y la llama en nuestros cuerpos nos fundió en una sola brasa. Disfrutamos del sol, la brisa y el mar. Luego llegó el otoño en dónde algunas cosas se secaron, otras cambiaron de tono, otras tantas se las llevo el viento y su olvido. Al final pasó un frío invierno que en su tormenta nos separó y debimos estar solos, en ocasiones quisimos estar solos. No era el momento para luchar con la tempestad que se había alzado. Cuatro estaciones han pasado cada una con sus bondades y desafíos. Un nuevo ciclo de estaciones comienza y en este nuevo ciclo, quiero sorprenderme nuevamente compartiendo contigo la naturaleza, su florecer y frescura. Quiero nuevamente fundirme con tu cuerpo en un ardor. Quiero desprenderme de hojas y actitudes que ya cumplieron su vida. Quiero estar cerca de tí para que a pesar del más feroz invierno pueda abrazarte debajo de cobijas y tomarme un chocolatito caliente mirando tus ojitos y tú carita tímidamente sonriente. A pesar de ser un nuevo ciclo, eso no significa que se repita la misma historia, así que, gracias por estas primeras cuatro estaciones y por las tantas más que pasaré a tu lado.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Soñando

Darte Gracias