Luna y marea

Estoy bastante confundido, no sé si declararme Luna o marea. La atracción entre tú y yo es tan fuerte que se siente en el corazón palpitante, en las venas excitadas, en la sangre alborotada. Así de alborotada como la marea en Luna llena. Aunque al juzgar por tus ojos no soy solo yo el atraído. Somos cómo planetas gemelos que se atraen por pura gravedad, por el peso de estos sentimientos y estas ganas de estar juntos. Planetas con unos mares de sangre enamorada, sangre caudalosa, que fluye e influye todo nuestro cuerpo en esta aventura del amar. Luna y marea, seré para tí tu Luna y marea. Para que sigamos así mareados y embriagados de amor y pasión.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Soñando

Darte Gracias