Huracán

Eres como un huracán, cuendo te acercas todo se estremece, te acercas más y siento tu fuerza. Al mínimo contacto me elevas por los aires. Revoloteo sin rumbo, me meneas, me das vueltas, me enloqueces. Todo va tan rápido, tan inesperado, tan sorpresivo. Pero en un instante en el que me acerco más, siento tu respiración tan profunda cómo la mía, nos abrazamos y en ese abrazo entiendo que es estar en el ojo de un huracán. Todo es calma en ese centro, nuestro centro, aunque el resto este por los aires y sea incierto. No sé si yo también sea tu ojo de huracán, pero contigo he encontrado mi oasis en este mundo tan descomunal.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Soñando

Darte Gracias