Tu voz

Escuchar tu voz por un instante, es como una brisa que refresca en un día bochornoso y sofocante. Es como una caricia con pétalos de rosa, mientras cierro los ojos y suspiro por ti. Tu voz entrando por mis oídos, recorre mi cuerpo y me envuelve en un estado de bienestar y calma, que hace olvidar todo lo demás. Tus melodiosas palabras se transforman en harmonicas vibraciones que llegan hasta mi alma. Quiero tu voz, quiero que me acompañe cada día, noche y día. Te quiero cerca aún más cerca para disfrutar de tu voz, tu respiración, tu manos y tu piel. Llámame con tu voz en la oscuridad, que me dejaré guiar por esta hasta encontrarte en un abrazo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Soñando

Darte Gracias