Mi verdadera musa

Finalmente te he encontrado, tiempo buscándote he pasado. Imaginando como serias, sin lograr en lo más mínimo haber acertado. Tenia una musa sin forma, ni figura, a la que dedicaba mis ideas de ternura. Ahora tu has llegado y con esto mi musa toma forma. Una forma de extrema belleza física, pero sobre todo con un interior con más tesoros que cualquier cuento pirata haya inventado. Eres tu mi musa, quizá mi eterna musa. La que me inspira lo mas profundos deseos, la que me envuelve en cuentos de ensueño, y me lleva a soñar con palabras dulces que vienen esos labios, seductores labios, que logran todo, y que me han hecho por hoy olvidar, el resto de la historia. Tú, mi musa, sígueme inspirando, seduciendo y amando.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Soñando

Darte Gracias