Semilla

Ese beso tímido que me diste hace ya algunos años, fue como una mágica semilla que se planto en mi corazón. Comenzó como una bonita amistad pero hoy a llegado a ser tan grande como un profundo amor. Un amor que has nutrido con sonrisas, miradas, caricias, besos y abrazos. Un amor que partió de una semilla pero que ahora es un árbol majestuoso, que esta arraigado en mi corazón con sus profundas raíces de respeto, tolerancia y compromiso. Un árbol que oxigena mi alma, me protege con sus hojas, me da clama y confianza. Un árbol que quiere ser milenario, que no quiere degradarse con el paso de los años... Gracias por tu hermosa semilla, por los cuidados, por la paciencia. Dentro de poco este árbol dará sus frutos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Soñando

Darte Gracias