Pregunta

Solo pregunta, no te guardes ninguna, soy un libro abierto para ti... te diré la verdad aunque me duela o te duela. Sin preguntar te quiero confesar que me muero por ti, vivo esperando el día que yo este a tu lado. Quiero que te convenzas que te amo, que quiero compartir contigo todo lo que soy, que conozcas mi pasado para que me entiendas en mi presente y te decidas unánimemente a amarme desde hoy y por siempre. He cometido muchos errores de los cuales he aprendido, no te puedo prometer que no habrá en un futuro, pero te puedo asegurar que estaré en la continua búsqueda de mejorar, de ser el mejor hombre, el mejor esposo, el mejor padre y tu mejor amigo. Te quiero tanto que sabrás todo sobre mí, acércate, háblame, pregúntame, y convencerte de lo que soy, de que te quiero, y que estoy dispuesto al cien por ciento a compartir mi vida contigo.
Pregunta, pregunta y pregunta más, despeja las dudas que nublan a tu corazón, libéralo de incertidumbre, no es su trabajo sentir presión; pregúntame y hazlo feliz conociendo las verdades del amor tan fuerte que nos une, confía que yo confío, cerremos los ojos y dejemos que nuestros corazones hablen, se pregunten, se convenzan, salten, griten y lloren de la felicidad al saber que encontraron su complemento, que no tienen que buscar más. Ya te encontré, ya se encontraron, ya está...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Soñando

Darte Gracias