Cinco minutos

Cinco minutos parecen poco en un día con más de mil cuatrocientos. Quizá sea muy poco, pero también puede ser un agonía si haces algo que no quieres, como comer espinacas o brócoli. La vida puede cambiar en un segundo, con cinco minutos la vida florece, se llena de energía, se sonroja, sonríe, celebra, y contempla la belleza del verdadero amor. La clave para una vida feliz, es disfrutar de los pequeños detalles y dejar de preocuparse por los grandes eventos.  Cada día dedico a ti por lo menos cinco minutos, para pensarte, escribirte y desear abrazarte. Ya habrán días en los que tú serás de inicio a fin el centro de atención. Espero ver llegar pronto esos días donde nos dediquemos solo a nosotros dos.
Cinco minutos aunque parecen poco, son más que suficientes para darte a entender lo mucho que te amo cada día.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Soñando

Darte Gracias