Dos corazones...

Dos corazones tímidos, con miedo a querer y sin poderse expresar, se encontraron al azar. Y con fuerza irracional se enfrentaron al mundo sin alborotar. Despacio y con calma el uno al otro supieron apreciar, dando lugar al amor más bonito que puedas imaginar. Sintieron una atracción gravitacional sin poder escapar, que un beso profundo se fueron a dar. Seguros del ser amado que han de esperar, se esperan sin miedo sin desesperar. Se quieren, lo sabemos, se siente al respirar, este aire contagiado de la magia de amar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Soñando

Darte Gracias