Escondidita

Buscando y buscando,
te encontré escondidita
en una esquina oscura,
donde solo se veían tus lindos ojos.

Me acerqué y descubrí,
tu sonrisa radiante y contagiosa.
Sonreí y me dio miedo! ... ¿Por qué?

Porque comprendí que me habías robado el corazón.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Soñando

Darte Gracias